La enfermedad institucional de España

15 08 2012

Publico un articulo sobre los problemas de la politizacion “desde arriba”, pero tambien “desde abajo” que, a mi entender, sufre España. “La Enfermedad Institucional de España”: La politización del sector público es uno de los factores que más claramente puede socavar la legitimidad de un sistema democrático. Pero no es política lo que sobra en este país, sino corporativismo

leer mas en El Pais





El liberal, la progre y la prostituta

7 09 2010

La derecha más liberal y la izquierda más progresista están de acuerdo en una misma reforma. Hay que legalizar la prostitución. Para el liberal (hay muchas voces liberales, pero, por su estatura intelectual, recomiendo a Sala-i-Martín en La Vanguardia, 17-9-09), el Estado no puede prohibir el intercambio voluntario de servicios entre adultos a cambio de dinero. Para la progresista (ídem, Imma Mayol, EL PAÍS, 25-9-09), el Estado debe garantizar a las “trabajadoras del sexo” la salvaguarda de sus derechos. Para ambos, la regularización, al hacer aflorar una economía sumergida, reduciría tanto el tráfico ilegal de personas como los abusos y las condiciones de explotación en las que viven muchas prostitutas. Y, de paso, podríamos recaudar impuestos, que nos viene muy bien en tiempos de crisis. ¿Algo que objetar a esta conjunción de las mejores virtudes del mercado libre y del Estado regulador-protector?

leer mas  en El País





La paradoja de la corrupción

4 05 2010

 

Article in El Pais on the “paradox of corruption”: why corrupt politicians seem to survive in office in some countries (from Afganistan and Haiti to Greece, Italy and, at least, some Spanish sub-national governments) more than in others?

¿Por qué políticos y partidos relacionados con la corrupción mantienen en España altos niveles de aplauso popular? Podría evitarse con burocracia meritocrática, cambio del sistema electoral y prensa independiente.

Read more (in Spanish) 





Consecuencias de la corrupcion

15 04 2010

In El Pais a summary of The Quality of Government research on the consequences of corruption for the wellbeing of the members of a society:

El experto internacional en temas de corrupción y Gobierno Víctor Lapuente hace un detallado análisis desde el departamento de Ciencia Política de la Universidad de Gothenburg: “A nivel comparado, con independencia del contexto sociocultural y económico o de la ideología del partido, es frecuente encontrar sistemas políticos donde la corrupción tiene efectos electorales muy limitados. Pero parece que los medios de comunicación juegan un papel importante para limitarlo”.

En España no hay muchos estudios concluyentes todavía, recuerda Lapuente. Unos dicen que no hay consecuencias. Otros, ponen en duda que no las haya, aunque con cautelas.

Pero, como se mencionaba antes, la corrupción sí tiene otras consecuencias que afectan más directamente al bienestar de los ciudadanos. Lapuente aporta unos clarificadores datos al respecto: “La idea es que la corrupción daña lo más vulnerable y esencial para el desarrollo social, económico y político de un país, que es la confianza, tanto en las instituciones públicas, de lo que se habla bastante, como en el resto de nuestros conciudadanos, de lo que se habla muy poco, a pesar de que es importante. Lo que se denomina ‘confianza social’ (un concepto controvertido, pero muy relevante en ciencias sociales) se erosiona gravemente. La razón es que el hecho de que los agentes públicos sean corruptos, en lugar de imparciales, actúa como una señal para los ciudadanos de cuáles son las reglas de juego en la sociedad. Ello conlleva a un deterioro de las interacciones humanas, que genera efectos negativos, tanto económicos como sobre casi cualquier ámbito de la vida”.

Leer mas





If Bankers and Politicians Were Angels

8 01 2010

What do the financial scandals of the U.S., which have unleashed the global economic crisis, have in common with the political corruption scandals that have caused the majority of the societies of Eastern and Southern Europe to fall below countries such as Chile, Botswana or Qatar, in the international rankings of quality of government?

The most common factor on either side of the Atlantic is “the greed of a few.” This is a very useful argument for the politicians. It gives a good impression in political meetings when one can pontificate about how greed is a result of the idolization of the forces of the unregulated market or the culture of “making the big sale.” What’s more, by appealing to natural human greed, politicians can propose the easiest possible solution to the electorate: greater public regulation (more administrative procedures and more detailed records of the activities of all types of institutions, both public and private) and more public committees to exert external control over institutions that are seen as potentially dangerous. Let’s send more public resources to the regulatory agencies of the financial institutions and to the offices of the prosecutor or to anti-corruption agencies.

However, there is reason to doubt that this growing industry, based on public control, actually functions well — if we refuse to consider, of course, that those who support such a system stand a better chance of winning elections…

Read here the original article in El Pais:

Read here the English translation by Watching America:





La cultura es difícil de cambiar; las instituciones no

26 11 2009

Víctor Lapuente, doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Oxford y profesor de The Quality of Government Institute de Gotemburgo (Suecia), lleva tiempo estudiando las debilidades de la Administración para hacer frente a los corruptos.

¿Existen administraciones cuyo modelo de organización las haga menos permeables a la corrupción?

Varias personas de este centro [The Quality of Government Institute] hemos acabado y hemos presentado resultados preliminares de un trabajo en el que hemos examinado las administraciones meritocráticas que producen menos corrupción. El problema es identificar una administración meritocrática. Hemos mirado 60 países y hemos encontrado qué es lo que los caracteriza, como el caso de Nueva Zelanda o de los países escandinavos. Allí lo que se produce es un reclutamiento meritocrático de los empleados públicos que no está sujeto a criterios políticos. Por el contrario, no hemos encontrado ningún efecto positivo en la idea de una Administración como la que vemos en países como España o Francia, en los que se ganan unas oposiciones y se tiene un trabajo de por vida.

leer el resto de la entrevista en Publico aqui





¿El poder corrompe?

1 11 2009

Los expertos creen que la corrupción es innata en los puestos de poder sin control

La corrupción es el cáncer de la democracia y recurrir sólo a la cirugía para poner remedio a la enfermedad es un error. Si no se ataca al origen de la dolencia, la epidemia se seguirá expandiendo”. Lo dice Víctor Lapuente, profesor de Ciencia Política en el Quality of Government Institute de la Universidad de Gotemburgo (Suecia).

Leer el artículo completo en La Vanguardia, 1 Nov 2009